Páginas vistas en total

martes, 3 de marzo de 2015

Un paso más para avanzar en el empedrado de la vida. Con las rodillas raspadas y la sangre seca en las palmas. Con el corazón encogido y las mejillas inundadas. Los brazos a ambos lados del cuerpo sin fuerza para levantar las manos a modo de rendición. La cabeza gacha, pesada de tantos quebraderos, el cuello sin fuerza ni ganas de seguir intentando llevar el peso de algo que no fue culpa de nadie más que de las palabras que no nos dijimos. O que dijimos y no quisimos escuchar.


No es que no me importe, es que simplemente sé que lo hará. 
¿De qué me serviría pensar que nunca sucedería?

martes, 13 de mayo de 2014

Los sueños, sueños son

Anoche soñé contigo. Que llegaba el día y volvíamos a vernos. Que mis manos buscaban las tuyas y las apretaban bien fuerte. Que mis ojos satisfacían su necesidad de encontrar los tuyos.
Y que me quedaba frente a ti, incapaz de abrir la boca para decirte lo mucho que te he echado de menos. Incapaz de decirte por qué me fui, y mucho menos de donde saqué el valor para volver. 
Me gustaría contarte muchas cosas, quizás podertelas enseñar. Demostrarte que no fue por capricho, sino más bien por casualidad. No pensé que fuera a doler tanto ni que a la larga para nosotros sería peor.
Soñé que lo entendías, que podíamos «volver a empezar», tal y como tú siempre me decías. Que no me preocupara y que todo volvería a su cauce. Que a pesar del tiempo y la distancia para ti era igual de importante, que nunca me podrías olvidar. Que me secabas las lágrimas con el dorso de la mano mientras me calmabas con un silencio consolador.
Soñé que volvías a darme paz, que volvías a traer la calma a mi. Que te tocaba los labios mientras sonreías como un idiota, como antes.
Que me picabas con la barba cuando me abrazabas para quitarme el frío de la sorpresa inicial y reía como una idiota al sentirte cálido sobre mi piel. 
Y soñé y soñé hasta que el sueño trajo consigo no sólo el despertar sino también la realidad. «Porque la vida es sueño, y los sueños, sueños son»

jueves, 19 de septiembre de 2013

Que te digan a la cara que eres una decepción es como poner la guinda al pastel. Es coronar una discusión con el mayor de los honores posible. 
Es quitar de un suspiro las esperanzas de que nada fuera verdad.

jueves, 13 de junio de 2013

NADIE ES NADIE POR CASUALIDAD

Trozos de pensamiento que caen uno a uno como lágrimas en un pañuelo. Como lágrimas que nunca derramaste por temor a perder el tiempo entre vivencias. Por perderlo en un lugar inalcanzable al que ni los más atrevidos puedan llegar jamás.
El tiempo encalla en el fondo del este mar que te traga poco a poco y no sabes cómo salir, ni si esta vez hallarás alguien que te lance un salvavidas, o te de un beso con oxígeno que te provea de esos preciados segundos de reflexión. A nadie le dio nunca tanto miedo estar a solas con su conciencia, ni lo necesitó tanto, ni significaría nunca una vía de escape tanto como para ti.
Incluso a veces, con la cabeza enterrada entre los brazos, y el miedo a la autocompasión tan latente, no puedes evitar ese punto de dramatismo del que tanto te empeñas en huir. Nadie escapa de lo que es, nadie se esconde de sus rasgos más odiosos. Nadie es nadie por casualidad.

Hasta las más firmes creencias pueden resquebrajarse por un momento de duda, y como en una mina, aprovechando esas grietas, se puede extraer la piedra más bella. 

sábado, 11 de mayo de 2013

LOVE AIN'T SAFE


Haz trocitos tu corazón. Déjame echar un vistazo dentro. Déjame entrar en donde solo tus pensamientos han estado. Déjame ocupar tu mente como tú ocupas la mía.
Has perdido muchas veces en el amor como para temer, dudar o dejar de confiar, y aun así no es suficiente. Simplemente has tirado la llave de tu corazón. Nada puede hacerte daño porque es imposible llegar a ti. Es más sencillo para ti, pero mucho más complicado para mí hacértelo entender.
El amor no tiene nada de justo. Y ahí estás, amor.
Tu corazón está hecho un lío, aunque nunca lo admitirías. No tiene sentido pero estoy desesperado por llegar a ti, y tú no puedes seguir viviendo así.
En el amor nunca estás a salvo (…).